// [LA REPARTICIÓN I : {EL AGUADOR}]

"[...] Como ni viene al mundo con espejo en la mano, ni tampoco afirmando, como el filósofo fichteano,
"yo soy yo", el hombre se ve reflejado primero en otro hombre."


Marx


Dadas las siguientes instrucciones
operativas para la repartición,
se traza un circuito roto
de la formación de relaciones
en torno al goce de las (in)suficiencias.

La escena espacial -resistente-
muestra distintos sujetos
-serie de determinaciones reflejas -;
respectivamente escindidos,
en diferentes constituciones de completud;
en torno al espacio que los transfiere,
los vincula y realiza:
su otro, afuera, interno.

Manojo de esencias exteriorizadas;
espacio fundado por sus actos.

Síntoma, ficción cotidiana. Es.

Puesta en coherencia por el intervalo de intercambio mismo,
en su intersección en durante su estancia
en el Comedor Comunitario #195
-del sistema alimentario subsidiado por la máquina burocrática-
en el Área 1 del centro del D.F.

x


///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

EL AGUADOR.
Don R. -el aguador-, servidor y repartidor;
a un tiempo el sujeto más semblante y el dador de las identidades del resto
-fija aquellos quienes llegan por el agua-;
el más exterior a sí mismo y el más incorporado como sí.

Sostenido internamente de sólo fondos sospechados
y de las articulaciones que lo transfieren al espacio;
lo que hace.

Dador, por lo demás, de algo que no es suyo y le ha sido encomendado;
dador mediador que se mueve por el riel-cordón,
sin pies,
emancipa al resto.

x


LOS SIGNOS PROLETARIOS y sus nueve tiros fallidos (reflexiones de lo que ha sido deseado por ellos).
Llegan, de lejos y de cerca. Excepcionales, de ninguna parte.
Reunidos por su relación repetida con la Moneda.

Autómatas. Juegan, imaginan beber.
Su coherencia, su estructura, les es dada desde afuera.
Juegan, contingentes.

x


Uno de ellos aproxima el contacto directo con el Aguador;
su semblanza toma otra evidencia.

x


LOS VASOS.
(Hipotéticamente) sirven el líquido.
Los Signos Proletarios toman de éstos.

Tendidos al frente,
al bebedor-por-venir;
cuya subjetividad está ya incluida
en este espacio.

x


LA MONEDA.
Diez pesos, marca del subsidio.

Marca-en-su-vacío; marca de quienes han venido a reunirse, intercambiando, subsidiados, con el Aguador.

Esta permisión radicalmente externa queda absuelta en este espacio: pretexto de entrada.
Signo de bienvenida, águila de ningún nopal.



EL LÍQUIDO.
La reunión se da en torno a la repartición de agua:
la parte auténticamente activa de la pieza: el flujo del agua.

Aquella que no resiste al paso del tiempo.
Aquella que no está.

Y nos es dada como remanente.

La moneda compra el líquido; pero el líquido excede su valor:
cornucopia inmanente de lo vital.



LAS PIEDRAS.
Las únicas evidencias de algo sin símbolos;
originales, auténticas,
las únicas evidencias que no están ahí;
irrelevantes, falsas.
Están.

x




___________________________________________________________________________________________________________________________________________________

// Tendido-cartográfico / cartografía espacial #4.

// Dedicado a Don Roberto y sus colegas del Comedor.

// Papel 160g, impresión láser de tinta negra, hilo de poliestireno, plástico, cable de aluminio galvanizado, pedazos de metal, vasos desechables, piedras volcánicas (seleccionadas del Iztaccíhuatl y el Cotopaxi), bebedor-por-venir.

// Dimensiones: 2m x 2m x 2.5m

// Productor: f î c t ĭ o

// MXDF | 2012

_ English text soon.